Morir de amor o la victoria de renacer: Coco Noir

Nunca sabemos hasta dónde puede transportarnos una fragancia. Independientemente del destino, hay que dejarse fluir en ese viaje lleno de sorpresas inesperadas y someternos a la agradable incertidumbre, en donde nuestro arribo puede ser, a veces, aún más hermoso de lo que habíamos imaginado. Así es el nacimiento de una fragancia: Un acto de pura intuición y creación, en donde las experiencias no pueden ser descritas sino, simplemente, sentidas. Esta ocasión, elegí para recomendar: Casa Chanel con su Coco Noir, una experiencia que captura la esencia de las influencias de la hipnotizante Venecia y de la misteriosa vida de Gabrielle Chanel. Este podría ser un regalo ideal para el 10 de mayo, pues captura lo que toda mujer siente, cuando cree morir de amor, pero también huele a la victoria de la mujer que vuelve a renacer.

coco-chanel1

El linaje de Coco Noir proviene de un pasaje específico en la vida de Gabrielle Chanel. Este capítulo de su historia se funde con la composición olfativa más inesperada e inteligible.

Coco Noir es el fruto de un misterio impecable que provee notas fragantes, grandes, presentes, contundentes, que obligan a crear lazos con la fragancia por el significado con que impregnan cada momento. Coco Noir es una reinterpretación barroca, bizantina y nocturna que captura los sentimientos de Mademoiselle en la bella y hermosa Venecia. Romántica y monumental, esa ciudad fue el bálsamo para el corazón de Gabrielle Chanel quien, en 1920, deja por primera vez Francia tras la muerte de Boy Capel, el amor de su vida. Ahí penó por su pérdida pero, al mismo tiempo, Venecia –ciudad de recuerdos y promesas– acogió a Gabrielle Chanel, quien experimentó una renovación. Tras llorar al hombre que había amado, decidió no quejarse nunca más de dolencias que le incumbían al corazón, decidió también que no le gustaban los vestidos quisquillosos y señaló con fuerza su renacimiento. Cotundente, hizo notar el autodescubrimiento al que las circunstancias la orillaron y también enalteció la ciudad que la había recibido junto con todas las maravillas que el destino tenía que ofrecer.

COCO NOIR_press release_01

La fragancia Coco Noir es la captura de una noche, negra, oscura, barroca, rica y, al mismo tiempo, tranquila. Es una historia personal mezclada con los sentimientos propios de visitar Venecia, de pararse en medio de la Plaza de San Marcos y sentir su majestuosidad, la opulencia de sus edificios, el presente dorado bizantino de los mosaicos de Torcello, los espejos y consolas doradas de un obvio estilo barroco, así como los contrastes coloridos del cristal de Murano. El resplandor de una ciudad y el resurgimiento de su propia vida.

COCO NOIR_Gala way_1

Ella contrastó su estilo, sencillo y sobrio, con el derroche del color y oro, y la pureza de sus líneas con los arabescos barrocos. La noche veneciana simplemente confirmó lo que Chanel ya sabía: para ser bellas, la luna y las estrellas tenían que ser absorbidas y tranformadas por las aguas de Venecia, ese espejo entre agua y cielo que no sólo llena a la mirada, sino también al alma. Y para que una mujer sea seductora, misteriosa y alegre, tenía que, como la luna y las estrellas, ser refinada, brillante y con la certeza de que se puede renunciar a todo, excepto a ti misma.

Coco Noir es la evocación magnífica de esa mujer, en esa ciudad.

IMGP1004
Gabrielle Chanel sintió tanta empatía con Venecia que realizó el emblema de la ciudad, un león, el cual, al haber nacido un 19 de agosto, en el marco del quinto signo astrológico del zodiaco, Leo, ella, que tenía una creencia supersticiosa en los signos y números, el león, le representaba para ella misma el símbolo de poder y la libertad. Así, de inmediato, este emblema se convirtió en su talismán.

El espíritu de esta fragancia se concentra en su forma de definir las especias y jazmines. Coco Noir se define al igual que el terciopelo negro de un famoso artesano veneciano que pintó el paño con sucesivas capas hasta conseguir el resplandor de la oscuridad. La base de Coco Noir está generosamente cubierta con capas de madera de sándalo, vetiver, frankincese, pachulí, vainilla, frijol Tronka y la nota penetrante del almizcle. Se trata de una profusión, que, por sus excesos, ilumina y se encarga, a sí mismo, de seducir en una forma perfecta, envolvente y preciosa.

Esta tensión entre la sombra y la luz se convierte en un verdadero significado en la composición general. La frescura de la pimienta rosa y pomelo matiza la nota de salida y le da un impulso fresco, ligero y alegre. Luego viene la respiración larga sensual de un corazón de carne blanca de jazmines, rosas y narciso, tan desconcertante, pero definitivamente elegante. Por último, el movimiento amplio, suntuosa base que nos trae de vuelta a la herencia de la feminidad con notas de cedro y hojas de geranio que añaden un toque de menta a la seducción opulenta.

COCO NOIR_Eau de Parfum

Coco Noir es una firma olfativa de Chanel, distintiva, misteriosa, audaz y, al mismo tiempo, clásica.

Como un palacio veneciano, la botella Coco Noir esconde una vida secreta y tumultuosa. Negra, lisa y profunda como el agua de Venecia, que durante la noche captura de manera delicada la menor ondulación de la luz. Su luminosidad oscura al mismo tiempo conserva y anuncia un halo de misterio. Un viaje olfativo que se encuentra dentro del envase, un viaje que apenas está por iniciar.

COCO NOIR_Mademoiselle Chanel*$1,495 pesos por la botella de 50 mililitros y $2,145 por la de 100, aproximadamente.