Pineda Covalín y la ONU unidos por la igualdad de género.

Hace más de 100 años desde que se conmemoró el primer Día Internacional de la Mujer, a lo largo de estos años, la reivindicación de los derechos de las mujeres avanzó notoriamente en el siglo pasado, sin embargo, aún quedan muchas cosas por hacer en términos de igualdad, legalidad y justicia. Escalofriantes números afirman que el género femenino aún sufre un alto índice de violencia. Por ejemplo, en México, se reporta que 7 de cada 10 mujeres han sufrido violencia doméstica. Una estadística que nos debería de preocupar y ocupar.

_MG_8309

Pineda Covalín y la Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres, ONU Mujeres, se unen en la convicción que un desarrollo sostenible solo puede ser alcanzado cuando las mujeres, los hombres, las personas jóvenes y las niñas y niños disfruten de plena igualdad y se elimine toda forma de violencia y discriminación hacia las mujeres y las niñas.

ONU Mujeres ha demostrado, con contundencia, que cuando las mujeres logran mayores niveles educativos, participan en la toma de decisiones, cuentan con mayores oportunidades, mejor salud y acceso a la tierra, créditos y empleo decente, se favorece el crecimiento económico inclusivo y el desarrollo humano sostenible. La señora Michelle Bachelet, directora ejecutiva de ONU Mujeres y secretaria general adjunta de las Naciones Unidas, señala: “Solamente se logrará el desarrollo y una cultura de bienestar si las mujeres contribuyen en la política, en la economía y en la cultura con su sabiduría, talentos, empeño y determinación”.

Pineda Covalín, que ha enaltecido las raíces culturales y tradiciones populares de México, une esfuerzos con ONU Mujeres, a fin de mostrar la diversidad de las mujeres y su potencial como actoras del cambio. Es así que la marca realizó un diseño en mascada con tres variantes de color. Las mujeres del mundo de diferentes culturas se muestran sobre pétalos de flor en forma de mandala, representando la igualdad y la unión como principios de la humanidad. Asimismo, se realizaron dos variantes de diseño para corbata. En accesorio, dicho diseño se incluirá en muñecas hechas por la magia que emana de las manos artesanas de nuestros pueblos que representan a las mujeres del mundo de diferentes culturas.

_MG_0240

“Antes de vestir el cuerpo, debemos vestir la mente transformando nuestros pensamientos en luz”, comenta Cristina Pineda, quien también colaboró con la ONU en meses pasados con su libro Leyendas de Xico Latinoamérica, una idea original que rescata relatos antiguos de la tradición oral que muestran hechos extraordinarios de diversos pueblos de la región: “Estas leyendas son la voz de una sabiduría antigua que ha viajado de boca en boca”.

La publicación Leyendas de Xico Latinoamérica, nació también con la intención de acercar a los diversos pueblos de América Latina para despertar una mayor conciencia de los valores universales. La leyenda originaria de Brasil, Iara, difunde un mensaje de respeto hacia las mujeres y es una contribución a la campaña mundial de la ONU “ÚNETE para poner fin a la violencia contra las mujeres”, la cual busca hacer visible este problema y sus soluciones, con el objeto de incrementar la responsabilidad de todos los actores, invertir en prevención, combatir la impunidad y proteger a las víctimas y sobrevivientes.

_MG_8248

Ana Güezmes, representante en México de ONU Mujeres, resalta esta colaboración: “Desde los gobiernos que implementan las políticas, hasta las empresas que ofrecen trabajos decentes y asumen su responsabilidad social con el cambio, pasando por los padres y madres que enseñan a sus hijos o hijas que todos los seres humanos tienen que ser tratados del mismo modo, la igualdad depende de cada uno de nosotros”.

Pineda Covalín y ONU Mujeres creen firmemente que todas y todos somos parte de la transformación hacia una sociedad mejor y promover el cambio de conciencias y un futuro de paz y desarrollo.

La venta de las mascadas, así como de las muñecas creadas por Pineda Covalín, son una donación a favor de causas que apoyan a la prevención de la violencia o, bien, la reparación de las vidas de algunas mujeres.

Muñequitas 3

Ana, ¿por qué es importante este proyecto con Pineda Covalín?

Porque ayuda a la reparación, además de enjuiciar a quienes fueron responsables de la violencia sexual. A fin de terminar con la impunidad de estos delitos, las mujeres exigen cada vez más reparación para ayudarles a reconstruir su vida. La comunidad internacional tiene la obligación de apoyar a los países en la tarea de hacer respetar los derechos de las mujeres, en particular tras un conflicto.

Cristina, ¿qué te inspiró cuando te propusieron este proyecto?

La transformación. Sin duda, eso fue lo que más me interesó. Los datos de desigualdad, de discriminación y de violencia en contra de las mujeres son alarmantes. La idea es unir esfuerzos que nos permitan hacer una transformación real y, si nosotros, con este granito de arena, podemos hacer algo, eso me hace feliz.

Ana, ¿cuál es la situación actual de las mujeres de México ante estos temas de desigualdad?

Las mujeres somos más de la mitad de la población. México está comprometido con la paridad, es decir, alcanzar al menos un 40% de presencia femenina en puestos de decisión. En el Senado, pasamos de un 22% a un 33% y en la Cámara de Diputados de un 27% al 37%. Mejoras, pero aún no llegamos al 40%. En nivel municipal, llega a un 8%. A nivel empresarial, a nivel global, apenas un 8% es liderado por las mujeres. En México, 34 de cada 100 mujeres no tienen un ingreso propio y 47 de cada 100 participan en la actividad económica. En uno de cuatro hogares, el jefe de familia es una mujer. Hay discriminación salarial, las mujeres ganan un 8% menos por el mismo trabajo. El 80% del trabajo no remunerado, es decir, el hogar, es hecho por las mujeres. Las mujeres actuales estamos sobrecargadas de tiempo por esta idea de que debemos cumplir con todo.

 _MG_8317

Cristina ¿cómo crees que podemos ayudar las mismas mujeres?

Los números son indignantes y nos llaman a la acción urgente. Yo creo que, como mujeres, podemos iniciar ayudándonos en casa. La educación es la base de la transformación. Educa una mujer y educarás una familia.

Ana: Educar para prevenir. La impunidad es responsabilidad de todos. La impunidad no empieza en los tribunales de justicia. Inicia cuando una amiga te cuenta que sufrió violencia y tú no haces nada. Siempre desconfiamos de la mujer que lo cuenta y tenemos que acabar con eso. Debemos terminar con la impunidad. Prevención, responsabilidad compartida e impunidad son las tres líneas sobre las que estamos trabajando.

Ana ¿cuál es el llamado a los mexicanos y mexicanas ante la discriminación que vive la mujer?

El llamado es tolerancia cero.

_MG_8217

OTROS DATOS IMPRESIONANTES

Acoso sexual

Al año 2011, el acoso sexual en el lugar de trabajo está prohibido en 117 países. Sin embargo, 311 millones de mujeres en edad activa aún trabajan en países que no cuentan con esta protección jurídica.

Altos niveles de violencia doméstica

Sobre la base de encuestas de prevalencia de 70 países, se concluye que hasta el 60% de las mujeres ha experimentado alguna forma de violencia física o sexual en su vida.

Violencia doméstica

En 125 países, o sea dos tercios del total mundial, se prohíbe la violencia doméstica. Sin embargo, 603 millones de mujeres y niñas todavía viven en lugares donde no existe protección jurídica específica contra este flagelo.

Violación conyugal

Aunque 52 países castigan de manera específica la violación conyugal, 2,600 millones de mujeres y niñas de todo el mundo viven en naciones donde este delito no está penalizado explícitamente.

Actitudes frente a la violencia doméstica

Las encuestas en 49 países indican que, en promedio, una cuarta parte de las mujeres y hombres justifica que un marido golpee a su esposa en determinadas circunstancias. En algunas naciones, este porcentaje es de hasta un 68%.

Las leyes disminuyen la frecuencia de los sucesos y cambian conductas

Cuando hay leyes contra la violencia doméstica, disminuye la frecuencia y menos personas piensan que se justifica el abuso dentro de la familia.

En países que no proscriben este tipo de actos, el 50% de las personas de media piensa que en ocasiones se justifica que un hombre golpee a su mujer y el 19% de las mujeres confiesa haber experimentado violencia física en algún momento de su vida.

En países con leyes contra la violencia doméstica, en cambio, estas cifras disminuyen a 22% en cuanto a las personas que justifican la violencia contra las mujeres, y hasta 10% en cuanto a aquellas que admiten haberla sufrido.

Falta de denuncia

En todo el mundo, las mujeres están menos dispuestas a denunciar casos de violencia sexual que de robo, según constata el informe. En 57 países, un promedio de 10% de las mujeres informó haber sido víctima de agresión sexual, pero solo el 11% de ellas lo denunció. En el caso de robos, de una frecuencia similar de 8% de promedio, la tasa de denuncias fue del 38%.

Abandono en casos de violación

Hay un elevado porcentaje de abandono de las denuncias de violación en el mundo a lo largo de la “cadena de justicia”, esto es, desde el momento en que se comete el delito y hasta que se dicta la condena del culpable.

Un estudio realizado en 2009 en países europeos encontró que, en promedio, el 14% de las violaciones denunciadas terminaba en una condena, aunque estas tasas llegaban a apenas el 5% en algunos países. En Sudáfrica, una investigación arrojó que alrededor de uno de cada seis casos denunciados llegaba a los tribunales, y en apenas 6% de entre estos, se dictaba una sentencia condenatoria.

Estigma social

Los tabús en torno a la violencia sexual todavía predominan fuertemente en todo el mundo, con frecuencia en perjuicio de las sobrevivientes. Se trata del único tipo de delito donde el estigma que sufre la víctima es en ocasiones mayor que el que sufre el maltratador, sostiene el informe.

Falta de autonomía en el hogar

Debido a la falta de poder de las mujeres en el seno de la familia, es difícil que estas denuncien los delitos o que se enjuicie al culpable. En 18 de 30 países, las encuestas encontraron que, por lo menos, la mitad de las mujeres encuestadas no tenían voz ni voto en los temas familiares cotidianos.

Confianza en el sistema de justicia

En todas las regiones, hay muy poca confianza en los sistemas de justicia. En 23 de 52 países estudiados, menos del 50% de las mujeres y los hombres confiaba en su propio sistema judicial.

Dinero

Con mucha frecuencia, la búsqueda de justicia tiene un costo demasiado alto para la víctima. Por una parte, la corrupción es un problema endémico en los países donde la remuneración del personal de tribunales es insuficiente. Por otra parte, las mujeres son más expuestas a peticiones de sobornos por servicios que deberían ser gratuitos.

Asistencia jurídica gratuita para las mujeres

En al menos 45 países se ofrece asistencia jurídica gratuita a las mujeres que sufren violencia doméstica.

Violencia sexual en situaciones de conflicto

La resolución 1820 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas reconoce que “las mujeres y las niñas son especialmente objeto de actos de violencia sexual, incluso como táctica de guerra”. Se calcula que entre 250,000 y 500,000 mujeres fueron violadas en el genocidio de Ruanda; otras 20,000 a 60,000 en Bosnia y Herzegovina durante la guerra en la ex Yugoslavia; y entre 2001 y 2009, unas 95,000 en el contexto del conflicto en curso que afecta a Colombia.

progress.unwomen.org

www.onumujeres.org

www.unetelatinoamerica.org

www.un.org/es/women/endvioloence

www.dinoalaviolencia.org